lunes, marzo 13, 2006

Vicente Aleixandre


Tenía por fuerza que dedicarle un post al poeta que más me ha influído, junto a Pablo Neruda, en mi forma de escribir en verso.
Vicente Aleixandre (1898-1984), era un hombre tremandamente precavido, tímido y con una salud muy delicada desde su juventud, aunque eso no le impidió vivir ¡86 años!
Su, a mi modo de ver, exagerada modestia le hizo recibir el Premio Nobel (1977) con tremenda sorpresa y excepticismo, aunque también con mucha alegría.
Sus poemas tienen una fuerza casi cósmica, con unas metáforas muy logradas y originales, y unos versos que van desde la concepción más sencilla hasta la más ecléptica. Mis poemarios favoritos son "Sombra del Paraíso" y "Poemas de la Consumación", aunque en cada uno de los que escribió hay verdaderas maravillas.
No puedo negar haberle "robado" alguna de esas bellas imágenes que supo crear con su genialidad sin igual, y no puedo negar tampoco haber llorado como un chiquillo ante la profunda belleza de alguno de sus poemas.
Fue de los primeros poetas que leí con pasión, gracias a una colección de Premios Nobel que había por casa cuando sólo era un infante. Dejo aquí algún fragmento para que todos los puedan disfrutar en esta mañana de lunes:

No es tu final como una copa vanaque hay que apurar. Arroja el casco, y muere.Por eso lentamente levantas en tu manoun brillo o una mención, y arden tus dedos,como una nieve súbita. (El Olvido)

Muero porque me arrojo, porque quiero morir,porque quiero vivir en el fuego, porque este aire de fuerano es mío, sino el caliente alientoque si me acerco quema y dora mis labios desde un fondo. (Unidad en ella)

6 comentarios:

mikicoke dijo...

Muy buenas a todos;

Como siempre Lexus con tu blog me haces pasear por rincones culturales inéditos para mí ( jejeje tenía falta de culturilla)...

Pues bien me he leido todos los poemas que aparecían en la página de Vicente Aleixandre, y aunque me han gustado varios de ellos he elegido este...

Espero que lo disfritéiss y una abrazo para todos los blogueros...

Allá vamos

FORMA

Se iba quedando callada
hasta que la sombra espesa
se hizo cuerpo tuyo.
¡Ya te tengo! ¡Ya te tengo!
Aquí la sombra del cuarto,
piel fina, piel en mis dedos.
siente, tiembla. Fina seda
que palpita humanamente
entre mis dedos de nieve.
Mis dedos de hielo rizan
tu delicada quietud,
totalidad de este cuarto,
corporal y muda, extensa
sobre la estancia dormida.
Para mis ojos azules
tu negra forma se entrega,
cuajada y pura, inocente,
oh soledad de mi cuarto.
Pero no quiero mirarte.
A oscuras, paredes justas,
cámara, entraña, me aprietas;
te siento exacta y te amo,
cerrazón de vida y muerte,
negra posesión del aire,
sombra que habito y que siento
contra mi piel semejante.
Blancas paredes fronteras,
densa presencia estrechada,
cuerpo que ciego adivino
en mis sentidos dorados.

patty dijo...

en la modestia esta el éxito, yo qeu soy una orgullosa de mierda me juega unas malas pasadas..hay que saber dónde esta el punto justo. Por cierto, tú ya sabes que de poesía voy kortita, y es k yo soy muy especial con esto de la literatura, asi que reservo mis comentarios a las cosas de las que sé, que pa decir tonterias siempre se esta a tiempo.

Owachy dijo...

Precioso poema Miki.

Patty, la modestia tampoco se encuentra entre mis pocas virtudes, por eso siempre la contemplo con un algo de sorpresa y cierta "displicencia".

celco dijo...

Magnífico poeta. Se encuentra entre mis favoritos, sin lugar a dudas. Aquella generación fue un prodigio para las letras españolas.

jan dijo...

Prefiero que nos regales algún poema de los tuyos, que estás vivo y además te conocemos.

owachy dijo...

Prometo escribir más poemas en el blog, aunque dudo mucho de su calidad final.