viernes, julio 28, 2006

Retornos



Hoy toca un poema:


He ido perdiendo
esta piel que me rodea
en sucesivas migraciones.

Soy como los pájaros
más melancólicos,
aquellos que sólo vuelan
hacia las risas de la infancia.

Me descubro diminuto
días tras día,
me transita un alma
ínfima y pretérita que
apenas reconozco
pero que perdura más allá
de las obligadas realidades.

Y es suficiente un gesto,
una voz,
o aquellas fotografias en las que nos mudamos
sin movernos,
para que el olvido atenace
los años que me separan de la luz de los sueños,
y el espacio se angoste
en ecuaciones imposibles hasta hacer
del retorno una verdad en mi cuerpo.

Enrique Laso,
Madrid, 28 de julio de 2006.

lunes, julio 24, 2006

¿Por qué?


Lo cierto es que no hay explicación...

El sábado cumplí 34 años. Pronto hará exactamente 15 años que una noche me metí en la cama con dos cajas de Valium 10 y un par de Vodkas en el estómago: a los pocos minutos entré en un sueño placentero y profundo que debiera no haber terminado jamás. Pero un error de cálculo hizo que tres días después me despertara en una UCI con el cuerpo lleno de tubos. Desde entonces, tengo la extraña sensación de que cada día que pasa es una cosa extraña, ajena, involuntaria al devenir del que hubiera sido mi destino. Aquellos días me contaron que perdí muchas neuronas, debido al coma respiratorio. No sé, quizá eso explique mi grado actual de imbecilidad. Algunos años después, alguien a la misma edad que yo (19 años) tuvo más éxito y nos dejó (en el futuro hablaré de él en este blog). Una de las personas que más me ha querido y que más me ha admirado.

En estos quince años han sucedido muchas cosas: he sacado adelante dos carreras, dos máster de prestigio, he ganado algunos premios literarios, he publicado dos libros, he cambiado tres veces de ciudad (Valencia, Barcelona, Madrid) y cinco de domicilio, he asumido puestos de alta dirección en grandes empresas, he ganado bastante dinero (sueldos que han llegado a avergonzarme), he ido en las listas por el PSOE al congreso en unas elecciones, he aprendido a hablar inglés dignamente, he visitado más de 30 países (puestas de sol en México y Colombia, amaneceres en Japón o China, desayunos en Francia y Bélgica, comidas exóticas en Malasia o India...), he cambiado cinco veces de "mejor amigo" y conocido a cientos de personas maravillosas, he compartido casi todo el tiempo con Elena y, lo mejor de todo, he tenido con ella una hija preciosa, María.

Y, sin embargo, cuando me encierro en mi cuarto (con fecuencia) y contemplo los libros que atiborran las estanterias recuerdo lo que me empujó a ingerir aquellas pastillas azuladas y casi diminutas... y no me arrepiento de lo que hice, nunca lo he hecho.

Y cuando me acuesto pienso: ¿Por qué? Y recuerdo aquellas acertadísimas palabras de Cortázar:
"En fin, literatura..."

martes, julio 18, 2006

Recuperando la Cordura


Bueno, al fin Jazztel ha conseguido recuperar mi conexión de alta velocidad. La verdad, no os podeís imaginar cuánto se echa de menos navegar decentemente (los 5 kbps. de las últimas semanas me han llegado a desesperar hasta límites inimaginables). Cuando yo era un adolescente, allá a finales de los ochenta, no había móviles, ni internet, ni email... como mucho un spectrum con las teclas gastadas, y ahora soy incapaz de quedar con alguien sin hablar cinco minutos antes con él. Qué tiempos en los que se quedaba de un sábado para otro en un lugar fijo, y a una hora predeterminada.

Por cierto, en favor de Jazztel he de decir que toda esta pesadilla ha tenido su parte positiva: me han regalado un router inalámbrico y las cuotas de los meses de julio y agosto.

En otro orden de cosas, Valencia está cada día más cerca, y es más que probable que en Septiembre regrese a esa tierra que tanto adoro. De cualquier forma, echaré mucho de menos Madrid y esta casita en la que he pasado los últimos dos años...

Bueno, voy recuperando la cordura y espero actualizar el blog con la frecuencia habitual. Un abrazo a todos los blogosferos.

lunes, julio 03, 2006

Problemillas

Lamento que este blog no esté teniendo la continuidad que ni él mismo ni los asiduos lectores se merecen, pero hay dos cuestiones temporales que están creándome complicaciones varias:

- Mi conexión ADSL (que tengo contratada con Jazztel) no está "sincronizada" con la Central, lo que hace que no tenga acceso. Me tengo que conectar con una churro-conexión de toda la vida con un módem de 56Kb (que como todos sabemos te facilita la vertiginosa velocidad real de 5Kb por segundo). Me juran y prometen que esta misma semana estará resuelto el problema.

- Por otro lado, ahora mismo mi vida profesional está sometida a grandes cambios (que me he buscado yo solito), lo que hace que tenga que invertir mucho tiempo en mi futuro más inmediato. Con cambio de residencia incluido, con todo lo que ello comporta.

Espero poder atender como se debe el presente blog en una semanita o dos como mucho. Entretanto, muchas gracias por la paciencia.