lunes, marzo 26, 2007

Antonio Machado


¿Y ha de morir contigo el mundo mago

donde guarda el recuerdo los hálitos más puros de la vida,

la blanca sombra del amor primero,
la voz que fue a tu corazón,

la mano que tú querías retener en sueños,

y todos los amores que llegaron al alma, al hondo cielo?
¿Y ha de morir contigo el mundo tuyo,

la vieja vida en orden tuyo y nuevo?
¿Los yunques y crisoles de tu alma trabajan

para el polvo y para el viento?