lunes, septiembre 22, 2008

Mafalda



El diario Público ha tenido una iniciativa que yo considero fabulosa y muy afortunada: regalar los domingos a sus lectores junto al periódico un volumen de los 14 que componen la colección completa de Mafalda. Los viernes por sólo un euro te regalan una película (bastante decente) y los sábados por el mismo importe una novela juvenil resumida y bien editada. Este tipo de propuestas me recuerdan a las que hacía el extinto El Sol, periódico que también estaba ligeramente ladeado hacia la izquierda.

Comencé a leer las viñetas del genial historietista argentino Quino cuando apenas contaba seis años, lo que demuestra que Mafalda se dirige a todas las edades. Recomiendo muchísimo su lectura, porque además de entretener Mafalda sigue manteniendo un discurso inteligente y actual. Muchos de los conflictos éticos, morales y existenciales que plantea siguen en boga, son universales e invitan a la reflexión.

¡¡Felicidades Público por este regalo de verdadero peso!!

martes, septiembre 16, 2008

Toro de lidia




Hacía tiempo que no publicaba un post polémico. Este seguro que lo va a ser.

Soy un defensor a ultranza de los Toros, del toreo. Creo que es un arte y que en la lucha, un tanto desequilibrada a favor nuestra, entre hombre y animal existe un algo de extraña poesía (sobre todo cuando hablamos de toreros como José Tomás, o Enrique Ponce hasta hace pocos años).

Pero además defiendo el toreo porque gracias a él un animal tan peculiar y hermoso como el toro de lidia sigue entre nosotros, sin el toreo se extinguiría de manera imperdonable.

Entiendo a los críticos de los Toros, aunque no comparta del todo sus argumentos. Al fin y al cabo estamos hablando de dar muerte a un animal, y reconozco que la suerte de baras no me hace mucha gracia (como a la mayoría de los buenos aficionados). Pero también digo que es una forma no sólo digna de matar al toro, sino casi diría majestuosa, en comparación con lo que hacemos con el resto de animales (asfixia, tiro con pistola de aire, degüello, electrocución...) Además, el toro de lidia disfruta a lo largo de sus años de existencia de una vida en libertad, con espacios amplios, y por lo tanto se le trata de una manera que ya quisieran para sí los hacinados cerdos, peces o gallinas, o los maltratados e infectados con hepatitis patos, por poner sólo algunos ejemplos.

Deseo y espero que la fiesta de la lidia siga vigente, y que todos podamos disfrutar de este arte sin igual y del expléndido animal que es el toro de lidia.

lunes, septiembre 08, 2008

ABBA

video

Lo reconozco, no me gusta nada ABBA. Este grupo sueco formado a mediados de los setenta y que se dio a la fama ganando el Festival de Eurovisión ya me cargaba un poco cuando sólo era un niño y sus canciones me asediaban a todas horas en la radio.

ABBA (a la postre un acrónimo de los nombres de sus componentes) tiene el mérito de haber sabido conjugar unas letras sencillas y facilonas con unas melodías pegadizas que llegaban a todo el mundo. También tienen el enorme mérito de haber vendido casi 400 millones de discos, lo cual es una proeza, más si tenemos en cuanta que salieron desde Suecia (lo cual no les concedía ninguna ventaja). Pero al igual que me sucede con otros grupos que despiertan el fervor popular (Beatles, Rolling Stones...) ABBA nunca me ha gustado. Y estos días, tras el estreno de la película Mamma Mía!, tengo que volver a soportarlos a todas horas, como hace casi treinta años.

He colgado la única canción de ABBA que me gusta de verdad (aunque hay algunas que reconozco que me levantan el ánimo y me arrancan una sonrisa). Fue lanzada a principios de 1980, y ya adelantaba un cambio de rumbo en el estilo musical del grupo y también, de alguna forma, su inminente disolución. Son muchos los que afirman que esta canción tiene mucho que ver con la situación personal de sus componentes (que formaban dos parejas que terminaron rotas), y bajo mi punto de vista les llegó como una especie de iluminación, pues su calidad, sensibilidad y madurez poco tienen que ver con la que mostraban en los seis discos anteriores.

Con apenas ocho añitos recuerdo que grabé en una cinta directamente de la radio esta canción, para luego ponérmela sin descanso, azotado interiormente por una melancolía que vete a saber tú de dónde diablos nacía.

viernes, septiembre 05, 2008

Así Soy (Autobiografía ELF - 4ª Parte)



1980, 1980, 1980...

Tendemos a deformar el pasado, a modelarlo a nuestro antojo, a convertir en leyendas hechos que no pasarían de sencillas anécdotas. Así somos. Por fortuna.

1980 es el año que da comienzo a una década inolvidable y que tengo completamente idealizada, lo admito. Pero daré algunos motivos para ello: en esta década comencé a escribir, en esta década se cimentaron mis pasiones (el cine, la lectura, la poesía, la pintura, la música...), de esta época proceden mis películas y músicos favoritos, en esta época me enamoré (ni antes, ni después, lo que no significa que no lo esté ahora, sino que todos mis enamoramientos se produjeron en aquellos años), en esta década comencé a correr, a viajar, a soñar...

Escribí mi primer relato, ROCA, a finales de 1980, cuando sólo contaba con ocho años. En aquella época ya leía mucho, aunque fundamentalmente Emilio Salgari y Julio Verne (el primero me lo facilitaba mi padre, el segundo mi madre). ROCA trataba acerca de un niño aislado, al que nadie comprendía, y que se inventaba un amigo: un trozo de piedra. Poco a poco todo el mundo se iba enterando del despropósito: amigos, familia, profesores... Y todos, de una manera más o menos directa, se burlaban. El relato finalizaba con el niño desaparecido y la madre del mismo que encontraba dos piedras descansando sobre la cama del pequeño. Debo decir que aunque yo personalmente nunca tuve un amigo imaginario, si que deseé durante mucho tiempo desaparecer y convertirme en una sencilla y melancólica roca.

Pero en aquellos años yo todavía no aspiraba a ser escritor, o mejor dicho no era el mayor de mis anhelos. Yo lo que de verdad deseaba ser de mayor era director de cine. He puesto el cartel de una de las películas que me hacían empeñarme en la idea de yo algún día sería capaz de dirigir filmes de tanta calidad y que transmitiesen tantas emociones. Gente Corriente, la extraordinaria película primeriza de Robert Redford, me impacto en mi todavía tierna infancia. Lloré de emoción varias veces mientras la veía, avergonzado, enjugándome las lágrimas para que mi padre no me descubriese gimoteando como una niña (se decía entonces). Aquelló me sucedía con frecuencia: escuchando una melodía, viendo una película, leyendo algún pasaje de Miguel Strogoff... Y recuerdo que pensaba: maldito si toda esta sensibilidad no me sirve para otra cosa que para echarme a llorar de cuando en cuando.

Eso digo, maldito si toda esta sensibilidad no me sirve para otra cosa que para echarme a llorar de cuando en cuando.

lunes, septiembre 01, 2008

El conflicto de Georgia



Adjunto carta al director que hoy amablemente ha destacado el diario El País en sus páginas de opinión.

Texto:

Hace unos meses asistíamos -algunos, horrorizados- al reconocimiento por parte de la comunidad internacional de la independencia de Kosovo de Serbia, de forma precipitada y con la oposición de países tan relevantes como el nuestro o, lo que es más significativo, de Rusia.

Ahora, los rusos, de forma interesada y ventajista, utilizan el caso kosovar en provecho propio para reconocer la independencia de dos Estados, Abjazia y Osetia del Sur, que forman parte de Georgia y acabarían siendo satélites de Moscú, si es que no pasan directamente a integrarse dentro de sus fronteras. La reacción de la OTAN no se ha hecho esperar, y, además, tanto Washington como Bruselas ya han manifestado su malestar con el comportamiento del Gobierno de Medvédev, a la postre títere de Putin.

Resulta curioso que los rusos arguyan en favor de la misma legislación internacional que ellos violentaron en el caso kosovar. Georgia no puede verse cercenada por la fuerza, y los cambios territoriales, en caso de producirse, deben venir precedidos de un largo proceso de diálogo y consenso.