martes, septiembre 16, 2008

Toro de lidia




Hacía tiempo que no publicaba un post polémico. Este seguro que lo va a ser.

Soy un defensor a ultranza de los Toros, del toreo. Creo que es un arte y que en la lucha, un tanto desequilibrada a favor nuestra, entre hombre y animal existe un algo de extraña poesía (sobre todo cuando hablamos de toreros como José Tomás, o Enrique Ponce hasta hace pocos años).

Pero además defiendo el toreo porque gracias a él un animal tan peculiar y hermoso como el toro de lidia sigue entre nosotros, sin el toreo se extinguiría de manera imperdonable.

Entiendo a los críticos de los Toros, aunque no comparta del todo sus argumentos. Al fin y al cabo estamos hablando de dar muerte a un animal, y reconozco que la suerte de baras no me hace mucha gracia (como a la mayoría de los buenos aficionados). Pero también digo que es una forma no sólo digna de matar al toro, sino casi diría majestuosa, en comparación con lo que hacemos con el resto de animales (asfixia, tiro con pistola de aire, degüello, electrocución...) Además, el toro de lidia disfruta a lo largo de sus años de existencia de una vida en libertad, con espacios amplios, y por lo tanto se le trata de una manera que ya quisieran para sí los hacinados cerdos, peces o gallinas, o los maltratados e infectados con hepatitis patos, por poner sólo algunos ejemplos.

Deseo y espero que la fiesta de la lidia siga vigente, y que todos podamos disfrutar de este arte sin igual y del expléndido animal que es el toro de lidia.