lunes, noviembre 10, 2008

Muerte entre las flores


Me chiflan los hermanos Coen. Sus películas salpicadas de humor negro y peculiar perorata moral siempre han sabido contactar conmigo. Y sin lugar a dudas de entre todas sus geniales obras me quedo con Muerte entre las flores (aunque Fargo no le ande muy a la zaga).

En este filme de 1990 hay varios aspectos realmente magistrales: el guión, absolutamente soberbio; la fotografía, maravillosa sin caer en el artificio; la dirección, que sabe enlazar cada una de las partes con maestría; y, por último, las asombrosas interpretaciones de Gabriel Byrne y John Turturro.

La película se mueve en un ambiente de gansters con doble moral, de melancolía, desengaño, amor y, al final, un cierto mensaje para la reflexión del espectador. Hay pasajes realmente memorables, y el manejo de los diálogos y de los silencios es completamente soberbio.

Imposible perdérsela.

No hay comentarios: