jueves, enero 29, 2009

Tetris

Si hay un juego que me ha mantenido horas atado a una máquina recreativa ese ha sido, sin lugar a dudas, el archiconocido Tetris. De los 15 a los 17 años se convirtió casi en una obsesión. Pasar de las fatídicas pantallas 35 ó 37 era algo casi imposible...

Tetris es un juego tan asociado con nuestros instintos y con la lógica pura que uno, tras jugarlo algunas veces, acaba creando asociaciones de figuritas en la mente, o soñando con cascadas infinitas de tetriminos (figuras formadas por cuatro bloques cuadrados, que de hecho dan nombre al juego) que se unen y se destruyen sucesivamente.

Pázhitnov, a la postre creador de Tetris, tardó años en ser reconocido como tal y en recibir los justos derechos que su fabulosa invención había generado en todo el mundo.
Tetris es la demostración de que la sencillez es más cautivadora que muchas ideas complejas. Entretiene eficazmente, al tiempo que estimula el cerebro, y lo hace con una programación que cualquiera, con unas nociones básicas, podría elaborar. Lo importante fue el concepto original. Gracias al maravilloso MAME (emulador de las máquinas recreativas de los ´70 y ´80) de cuando en cuando echo una partidita, aunque a día de hoy no paso de la pantalla 20 ;)

No hay comentarios: