domingo, marzo 22, 2009

Chillida

La obra pictórica de este genio, que nació y falleció en mi querida San Sebastián (fue portero de la Real Sociedad), no alcanza las cotas de perfección y originalidad que logró en la escultura, pero no por ello deja de ser sorprendente y magistral.

Chillida, que nos dejó su maravillosa e hipnótica serie Gravitaciones, utilizó materiales sencillos como el papel (en diversas texturas), las gasas o el fieltro, recortados y superpuestos de tal forma que el aire pasaba a jugar un papel crucial, pintados con tinta china. Sus grabados son igualmente magníficos.

Creo que las creaciones de Chillida conectan con un algo, no se bien el qué, de nuestra alma, pues contemplarlas nos reconcilia interiormente. Seguramente tiene que ver con el equilibrio y sencillez que destilan.

Un maestro que nos abandonó hace unos pocos años, pero que nos dejó un legado impresionante gracias al cual siempre será recordado.