lunes, mayo 18, 2009

Adiós, Mario...


Descasa ya ese uruguayo al que varias veces reservé un espacio en este blog, y que incluso es personaje secundario en una novela corta mía. Nos dejó ese escritor que merecía el Nobel por su grandeza y por su sencillez. ¡Grande Mario!

Hay quienes imaginan el olvido
como un depósito desierto / una
cosecha de la nada y sin embargo
el olvido está lleno de memoria

3 comentarios:

María José dijo...

A mí también me encanta Benedetti,precisamente por su randeza y sencillez, comomuybien has expresado tú, un besazo.

owachy dijo...

Qué bueno rorra!! La verdad es que no hace falta complicarse la vida para llegar a lo más profundo de nuestro ser... y Don Mario lo hacía tan fácil y tan hermoso!!
Un beso infinito!!

owachy dijo...

Qué bueno rorra!! La verdad es que no hace falta complicarse la vida para llegar a lo más profundo de nuestro ser... y Don Mario lo hacía tan fácil y tan hermoso!!
Un beso infinito!!