sábado, junio 13, 2009

Vida y destino

He tardado en terminar de leer este novelón de más de mil páginas, pues me encanta convinar la lectura de seis o siete libros a la vez, y en ocasiones hay alguno que pasa demasiado tiempo en la mesilla de noche. La larga lectura me ha permitido estar al lado de los personajes de la novela en el campo de concentración.

Vasili Grossman escribió esta formidable obra en 1.959, pero fue confiscada y en nuestro país no vio la luz hasta hace dos años.

Crítica feroz del totalitarismo, ya sea nazi o comunista, la novela acoge en su seno tal cantidad de historias paralelas, mensajes, reflexiones y acertadas tramas que es imposible resumirla. Baste decir que es monumental, y que su estilo directo, frío como el hielo, contribuye a objetivar un sinfín de terribles sucesos.

Vida y destino, calificada por la crítica como la Guerra y paz del siglo XX, se ha convertido en una lectura imprescindible para comprender las miserias del ser humano, y para descubrir que no estamos tan alejados de aquellos a los que consideramos bárbaros, pues la mezquindad y el miedo anidan en nuestras entrañas.

No hay comentarios: