viernes, julio 31, 2009

Hablar por hablar

Corría el año 1994 cuando me enganché a Hablar por hablar, programa de radio de la Cadena Ser presentado (entonces) por Gemma Nierga (ahora en La Ventana) y que procedía del exitoso Parlar per parlar, de Radio Barcelona.

Como yo estudiaba marketing en turno de tarde, podía permitirme el lujo de pasarme hasta las tantas escuchando las andanzas de las decenas de oyentes que cada noche telefoneaban al programa para contar sus historias. Para mí no sólo era una forma entretenida de pasar la madrugada, era además una fuente de inspiración: una manera sencilla de conocer al ser humano.

Durante dos años fui bastante fiel a mi cita nocturna, hasta que el trabajo, los madrugones y, también hay que señalarlo, un cierto hartazgo, me alejaron de él. Muy de vez en cuando me quedaba hasta tarde y descubría que Gemma ya no estaba y que iba siendo sustituida sucesivamente por Fina, Mara, Cristina y finalmente Macarena.

Este verano algunas noches lo escucho, y la verdad es que no ha cambiado demasiado. Problemas similares, soluciones idénticas, frescura, sensibilidad y muchas, muchas historias... Dos cosas sí que me han llamado la atención: la participación muy activa de los denominados chatines (gente que participa a través del chat) y las intervenciones bastante frecuentes de la presentadora, que en tiempos de Gemma eran mínimas.

Pues nada, que estas calurosas madrugadas madrileñas en las que el sueño tarda en conciliarse he tenido la oportunidad de reencontrarme con mi pasado y he sentido la necesidad de compartirlo.

No hay comentarios: