lunes, febrero 08, 2010

Javier Vela Sánchez

Normalmente hablo de escritores ya fallecidos o muy consagrados. Hoy lo haré de un gran poeta que todavía, si trabaja adecuadamente, puede darnos muchas alegrías.

Creo que es el poeta joven más prometedor de las letras españolas, y considero que si nada se tuerce será recordado como la punta de lanza de una generación que está dando resultados desiguales.

Javier Vela me cautivó desde sus primeros versos, y desde entonces no ha dejado de hacerlo. Pese a su juventud (28 años) ya cuenta en su haber con alguno de los más prestigiosos galardones que se conceden en nuestro país, entre ellos el Adonáis del 2003.

Dejo un breve poema, muestra de su magia:

Hoy se ha ido la luz, y he puesto velas.

He dado a cada pábilo su llama
como un ave que diera de comer a sus crías,
y luego me he sentado a contemplarlas
(se han apagado días, tal vez meses).

Cuando ha vuelto la luz estaba yo pensando
dónde me esconderé, qué umbría soledad
cuando la luz se vaya
y no regrese,
y ya no queden velas, ni un cuerpo al que aferrarse.