lunes, abril 19, 2010

CATS


Desde pequeñito me han encantado los musicales. Mejor dicho, me han fascinado. Hasta me chiflan las parodias que realizan en algunos episodios de Los Simpson en los que sin venir a cuento todos se ponen a cantar.

Los musicales son algo así como la ópera contemporánea. Una pasada. Hacen falta muchos miles de euros para poner en marcha un musical, pero cuando se hace bien el resultado es fabuloso.

Como Cats, que parece no pasar de moda nunca, ahora que pronto cumplirá nada menos que treinta años.