jueves, mayo 27, 2010

Charles Dickens


Me gusta dedicar los veranos a recuperar lecturas de mi infancia o adolescencia, épocas en las que me dediqué a leer con verdadera pasión, con una pasión casi enfermiza, que me llevaba a devorar algunas semanas hasta 20 novelas. Sí, una auténtica locura.

Creo que todo habitual del Blog sabe que siempre releo algún libro de Agatha Christie, pero también recupero a alguno de los clásicos, para no perder el contacto con ellos. Es fascinante, y lamentable al mismo tiempo, que escritores que nos marcaron tanto en la juventud como Quevedo, Tolstoi, Dostoievski, Béquer, Twain, Calderón, Verne y tantos otros vayan cayendo en el olvido y sean sustituidos por otros, actuales, contemporáneos, pero que en su gran mayoría no le llegan a la suela de los zapatos a estos enormes genios. El tiempo es el gran tamiz que coloca a cada uno en su lugar.

Me he decidido a recuperar este estío a Charles Dickens, uno de los escritores más importantes de la Historia de la Literatura. Aún no sé si leeré una o dos de sus novelas, y tampoco cuáles. Las tienen tan geniales, tan rotundas, tan sensibles y tan bien escritas que es muy complicado elegir. Estoy entre David Copperfield, Tiempos Difíciles e Historia de Dos Ciudades... En cualquier caso, acertaré.

Os recomiendo revisitar a este gigante de la letras. O a otros que también hayáis echando en olvido, y que seguro se merecen una nueva oportunidad...