martes, agosto 31, 2010

Cuore matto!!!

Cuando era pequeño, en 1980, se pusieron de moda unos recopilatorios con canciones italianas de finales de los sesenta y principios de los setenta. Se llamaban, jejeje, Superitaliano. En mi casa el tocadiscos no descansaba con aquellas melodías pegadizas, y un tanto gastadas para los más talluditos, que a mí me sonaban a gloria y a novedad absoluta.

De entre las decenas de canciones, la que más me gustaba era esta de Little Tony (menudo nombre) titulada Cuore matto, corazón loco. Una pasada!!!

Il cuore matto, matto da legare!!!

lunes, agosto 23, 2010

Carlos Mendo, In memoriam

Hoy ha fallecido Don Carlos Mendo. Uno de los periodistas españoles más grandes, con un CV envidiable y, entre otras cosas, miembro fundador de El País.

Conservador hasta la médula (por lo tanto bastante alejado de mis posiciones), leerlo y escucharlo era un placer por su talante y por su razonada vehemencia en la defensa de sus argumentos. Una terrible pérdida para la prensa española.

Yo, ferviente seguidor de Hora 25 desde hace siglos, me siento casi anciano a mis 38 años, nostálgico... Primero fue mi inolvidable Carlos Llamas, ahora Carlos Mendo... El mejor programa de debate de la radiodifusión se va diluyendo...

domingo, agosto 22, 2010

El curioso incidente del perro a medianoche


Lo fieles al Blog sabrán que me repito, que ya recomendé este fabuloso libro hace años, pero es que lo he vuelto a leer este verano antes de pasárselo a mi hija (por si las moscas) y las ganas de recomendarlo han renacido en mi interior.

Este libro es un acierto increíble: inteligente, mordaz, divertido, triste en ocasiones, en otras culto... ¡Sensacionalmente entretenido! Lo cierto es que se disfruta de principio a fin.

Los que no lo hayan leído, ¡que corran a por él! Los que ya lo hayan hecho, ¡que lo hagan de nuevo!

domingo, agosto 15, 2010

Hans Zimmer

Fabuloso compositor alemás de BSO. Muchos de sus temas resuenan en nuestras mentes, se mezclan con imágenes maravillosas, acompañan alguno de nuestros más sólidos recuerdos...

Es cierto que Zimmer, como muchos genios, tiene una carrera desigual, con composiciones extraordinarias y, algunas otras, un tanto mediocres. Estos días podemos disfrutar de su música en Origen. Yo me quedo con las siguientes, por este orden:

1ª Gladiator
2ª Rain Man
3ª Paseando a Miss Daisy
4ª Piratas del Caribe

domingo, agosto 08, 2010

Origen

Recomiendo encarecidamente ver este filme, probablemente lo mejorcito de este verano. Nolan vuelve a mostrar su maestría como director, y DiCaprio que es un profesional como la copa de un pino que concede carácter y credibilidad a cualquier proyecto que se le ponga delante. Ya lo he comentado en alguna ocasión: es lamentable e increíble que este actorazo no haya sido galardonado aún con ningún Oscar o Globo de Oro.

Aún así, lo mejor es el gruión: intrincado, entretenido, locuaz y sólido. Dos horas y media que se pasan en un suspiro y que casi dejan con ganas de más cine. Una mezcla de géneros que seduce a casi cualquier espectador, y que se cierra con un desconcertante guiño.

Dejo este fragmento del genial Calderón de la Barca, pues me acordé mucho de él durante la película:

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

jueves, agosto 05, 2010

Agosto

Más de veinte años lleva acompañándome esta canción durante las calurosas noches de agosto. Primero en vinilo, luego en casette, más tarde en CD y ahora en MP3. Da igual... Conserva la fuerza y el mensaje que me impulsa a hacer lo que realmente me gusta en la vida: en mi caso concreto leer y escribir.

Lo cierto es que por la noches, cuando ya en silencio me pongo los cascos y la escucho dos o tres veces, me asaltan decenas de recuerdos. A fuerza de oirla cada verano por estas fechas mi mente ha soldado firmemente melodía con hechos, y en sueños regresan sucesos (la mayoría agradables) que acaecieron hace cinco, diez, quince años...

una vez en la vida
debo encontrar dentro de mí
una noche de agosto
mi alma perdida
que arrojé al mar