domingo, octubre 10, 2010

Vargas Llosa, la extraña alegría...

Mi buen amigo Daniel Saborido me comentaba el viernes: ¿Todavía no has escrito nada del último Nobel? Aunque claro, conociendo lo que piensas de Vargas Llosa lo comprendo...
Vargas Llosa se merecía el Nobel, seguramente desde hace mucho tiempo. Y por eso me alegro. Lo que sucede es que mis dos novelas favoritas del hispano-peruano son del principio de su carrera: La ciudad y los perros y Los Cachorros. A mediados de los ochenta me fascinaron ambas. Todo lo que de él he leído después (antes sólo había leído de mala gana La guerra del fin del mundo) me ha parecido insulso, o aburrido, o insustancial o, directamente, mediocre.
Aunque no deba ser así, reconozco que también me afecta en Vargas Llosa su ideología... bueno, mejor diría sus declaraciones, en ocasiones demasiado extremistas. Eso no quita un ápice de calidad a su literatura, pero sí resta simpatía hacia el personaje.
Me alegra el Nobel a un escritor hispano. Me alegra que el Nobel vaya a parar a un buen escritor. Me alegra el Nobel a Vargas Llosa. Pero me recuerda que otros muchos escritores en lengua castellana, entre ellos algunos que jamás podrán ya alcanzarlo (Delibes, Benedetti...), o que resulta casi imposible que lo hagan (Carlos Fuentes, Sábato, Marsé...), no lo tienen...

Todas mis apuestas se centran ahora en Eduardo Mendoza.

6 comentarios:

Srta. Agujas dijo...

Tantos buenos escritores! pero este es un premio merecido, y aunque a ti no te hayan gustado sus últimas novelas, a mi me engancho desde la primera página "El paraíso en la otra esquina", de hecho me la he vuelto a releer una vez... también en esta novela juega con ventaja por que ya sabes que Gauguin es uno de mis pintores favoritos :P

elhombreamadecasa dijo...

Es difícil separar obra e ideología, a mí por lo menos me lo resulta. Si algún día le dan el Nobel a Sábato, brindaremos con champán del caro.

Fer Sánchez dijo...

Daba la tendencia al borreguismo de la sociedad actual... tendremos que quitar las telarañas que cubren los libros de Vargas LLosa de la estantería del salón y volver a leerlos.

¿Tanto han cambiado sus novelas de ayer a hoy?

Vargas LLosa sube al olimpo y, las masas a comprar su novela, los profesores de literatura a "recetarlos" en los institutos...

Puro márqueting; todo política.

owachy dijo...

Fer, bienvenido al Blog!!

Me alegra mucho leerte por aquí.

Un abrazo!!

owachy dijo...

Sistel, es que cuando un tema engancha, pues eso... todo lo demás queda al margen.

Hermano, lamentablemente, creo que ya no caerá esa breva. La dinámica de los Nobel lo hace prácticamente imposible...

Betty Boop en Alaska dijo...

SOLO UN IDIOTA PUEDE SER TOTALMENTE FELIZ...
Tan cierto como para ser premiado por escribir magia!!!!=)