sábado, diciembre 04, 2010

Biutiful... Bardem


21 Gramos logró unas cotas difíciles de volver a alcanzar, pero Iñárritu vuelve a mostrar sus dotes en este filme para indagar en el dolor humano más profundo, para llevarnos de la mano, una vez más, de camino al infierno. El mexicano quiere darnos siempre a conocer esa otra realidad tan "cotidiana", tan lejana... Y lo hace siempre con honestidad y con precisión de cirujano.
Biutiful es una película dura, pero tiene momentos milagrosos, sencillos, cargados de esa realidad que tanto se nos escapa, como la secuencia del helado (el que vea o haya visto el filme lo comprenderá). El guión tiene algunos altibajos, pero merece la pena (se echa de menos a Arriaga), la fotografía está asombrosamente adaptada a la historia y los actores están soberbios.
Y nos queda hablar de Bardem... Sólo por asistir a la lección magistral de interpretación del canario merece ya la pena ir al cine. El despliegue de Bardem es sensacional: credibilidad y contundencia. Cada sensación, cada emoción, cada pensamiento del protagonista están fabulosamente transmitidos. A los cinco minutos te olvidas de Bardem y entras de lleno en el universo de Uxbal.

IMPRESCINDIBLE