sábado, marzo 05, 2011

Momentos estelares de la Historia del Cine (XVIII)

Harold Lloyd fue grande, muy grande. Supo dotar al cine mucho de emoción, sensibilidad y grandísimas dosis de humor, en muchas ocasiones de un humor inteligente que rozaba el esperpento o incluso un punto de cinismo.

Sin llegar a la feroz crítica de Chaplin, Lloyd también mantenía un soterrada crítica al sistema, especialmente en aquellos locos años veinte en los que todo el mundo perdió un poco la cabeza.

Esta escena de El Hombre Mosca es realmente genial. No hay trucos, sencillamente una plataforma fuera de plano para evitar un trágico desenlace, pero está rodado en altura y por el propio Harold.

Siento una ridícula y casi inverosímil nostalgia (yo nací en 1972, un año después de la muerte de Lloyd) por esta clase de cine. Sólo Woody Allen es capaz de traernos vagamente esa magia que sólo el cine mudo atesora. Esa magia que hacía que los espectadores quedaran maravillados y absortos delante de la pantalla...

1 comentario:

JL dijo...

Yo recuerdo ver de pequeño esta película, junto a mi abuelo en la vieja televisión en blanco y negro. Un día la tele hizo plufff! y se acabo el gris, compramos una a color. También tengo nostalgia de aquella magia.
Un abrazo