martes, abril 05, 2011

Media Maratón de Madrid: satisfecho

Al final me quedé a un pelín del objetivo. Poco más de dos minutos entre la gloria y el fracaso, jejeje. La verdad es que la marca, 1h. 32´21", no está mal, pero tampoco es para tirar cohetes. Y la clasificación de pena, comparado con lo que hago en la media distancia.
Como mal perdedor, jajaja, he preparado un montón de injustificables excusas que explican no haber cumplido el objetivo. Ahí van para que todos os podáis meter conmigo sin ninguna clase de misericordia:
- Por más que me empeñe (y cuantos más años cumplo, más me empeño), las distancias largas se me dan fatal y pierdo mucho más que cualquier persona. El medio fondo, especialmente los 5.000 metros, es lo mío.
- Madrid tiene un desnivel que termina por machacar al más pintado, y a mí especialmente, porque las cuestas me matan. El año que viene la Media y la Maratón en sitios planitos: San Sebastián, Castellón, Barcelona y Sevilla están en el punto de mira.
- La rampa de 700 metros del kilómetro 19 dejó mi piramidal derecho más hinchado que un globo, y casi no sentía la pierna. Ahí se me fue el objetivo... (que era bajar de 1h. 30´). Hasta ese momento (que ya temía desde la noche anterior), el ritmo era de 4:15, cómodamente.
- María, mi hija, es una campeona en ciernes. Como en lugar de estar en un club entrena conmigo hago muy pocos kilómetros, y me enfoco más en la velocidad que en la resistencia. Eso, para carreras de más de 10 Km es una ruina. Pero me compensa disfrutar del deporte a su lado. Si se esfuerza un poquito, dará muchas alegrías. Al tiempo...
- Mi rodilla izquierda hace siglos que no conoce el significado de la palabra "cartílago".
En fin, ahora quedan por delante algunos 10.000 y unos pocos 5.000, ¡y en esos sí que daré batalla y estaré entre los primeros!

2 comentarios:

JL dijo...

Pues a mi me parece todo estupendo. Tus tiempos me refiero... Para alguien de mi edad no esta nada mal, jejeje!!!

Un abrazo.

owachy dijo...

Jajaja!!!
El problema es mi puñetera competitividad, jejeje, ya me conoces.
Me creo que el 5.000 y los 21 son lo mismo, y la verdad es que no...

Abrazos!!!