miércoles, agosto 31, 2011

Hacia lo salvaje!!!


Deseando estoy que se ponga a la venta lo nuevo de Amaral. De momento este adelanto es sensacional. Estos chicos me encandilaron desde su primer tema. Y en directo, ya, para qué contar...


Os recomiendo poner a todo volumen los altavoces y poneros a gritar como locos. Ya está bien que Amaral nos recuerde que siempre, siempre, tenemos que ir a donde nos dé la gana.

Hacia lo salvaje.

viernes, agosto 26, 2011

Momentos estelares de la Historia del Cine (XXVI)


Garci dio impulso y confianza al cine español con esta emotiva película, rodada en 1982 y que fue la primera de nuestro país en recibir el Oscar, en 1983. De hecho, yo no la vi hasta ese año, pues previamente apenas había tenido difusión.
Estos primeros minutos del filme ya nos arrebatan, y casi resumen el espíritu del mismo. Un Antonio Ferrandiz en estado de gracias recorre en taxi las calles de su Gijón, al que regresa tras 40 años, después de haber recibido el Nobel de Literatura.
A mí me embarga especialmente la emoción cuando entra en el viejo Molinón, cuando contempla su graderío, las camisetas de los jugadores tendidas, acaricia el césped con su pie...
Garci sólo con El Abuelo ha vuelto a realizar cine de verdad. Con Volver a Empezar se salió.

miércoles, agosto 24, 2011

NADA

Los habituales del Blog ya saben que mi gran amigo Daniel Saborido y yo tenemos la costumbre de regalarnos libros, muchas veces sin que tercie motivo alguno. NADA me lo regaló él, y antes de escribir el Post tenía que agradecérselo, porque esta es una de esas novelas que jamás olvidas la persona que te la regaló.

NADA es una novela dura. Muy dura. No es de extrañar que fuera prohibida en diferentes países. Janne Teller confiaba en la madurez de los adolescentes (pues a ellos va dirigida la obra) a la hora de afrontar su lectura. Y finalmente ha ganado la partida. Once años después de su publicación NADA recibe premios por doquier, y es lectura obligada en muchos institutos. NADA ya es un clásico.
Resulta casi imposible no pensar en "El Señor de las Moscas" o en "La Ola", y para evitar que nosotros lo hagamos ya en la contraportada lo indican. Pero hay que reconocerle a NADA que se parece, pero que es diferente.
Los temas que aborda el breve relato no son agradables: el odio, la venganza, la falta de empatía, la violencia, el fundamentalismo... Pero Teller los va deslizando con audacia, y de manera progresiva. De telón de fondo que sirve para explicar tanta rabia: el miedo y el existencialismo.
El final, sin desvelar nada, es terrible. Especialmente las dos interpelaciones con las que se cierra la novela.
Tema personal: este libro me ha recordado las razones que me llevaron de los 14 a los 16 años a encerrarme en mi habitación a leer como un poseso, reduciendo a la mínima y obligada expresión mis contactos con la sociedad. Desde entonces, cada día que pasa me vuelvo más idiota, soy menos inteligente, menos sabio... A cambio: estoy integrado.



lunes, agosto 22, 2011

LIMBO, una maravilla

Hay juegos que, independientemente de su jugabilidad, nos encandilan con su diseño artístico. Así me ha sucedido en muchas ocasiones, y ya hablé en cierta ocasión de ICO, uno de los más representativos de esta idea.

LIMBO tiene una estética muy cuidada. Está programado por completo en blanco y negro, y juega muy hábilmente con planos desenfocados, que le de conceden un aire romántico e inquietante al mismo tiempo. El juego, que es una especie de plataformas clásico, tiene momentos muy sencillos, y otros bastante complicados. Eso sí, se hace muy corto. Se puede adquirir en STEAM.

viernes, agosto 19, 2011

Absolute Beginners


Escuchar la radio en agosto (que en mi caso es prácticamente igual a decir escuchar la Cadena SER en agosto) depara sorpresas agradables, como recuperar un domingo ese programa de Milenio 3 que te fascinó, poder oír SER Historia sin necesidad de bajarlo del Podcast o que en el programa Notas de Cine (que se emite este mes todos los días de 23:00 a 24:00) te asalte esta maravillosa canción de Bowie y regreses a la adolescencia, impulsado por millones de electrizantes sacudidas nerviosas que revitalizan las neuronas.

Esta canción, compuesta para un fallido filme del mismo nombre, es una muestra más de la insuperable calidad del compositor inglés. A mi personalmente me recuerda mi habitación con 15 años, tirado en la cama con un radiocasete y gastando una y otra vez la cinta en la que la tenía grabada. Es una canción para soñar despierto, y eso era lo que yo hacía, con los ojos bien abiertos, clavados en el techo, que a modo de pantalla de cine servía para dar rienda suelta a mi poderosa y desbocada imaginación.

Algunos pensarán, "leches, este tío que pesado, otra vez con Bowie". Pues sí, una y mil veces más con David Bowie.

lunes, agosto 15, 2011

Philosophia por Enrique Laso (II)


Se me hace difícil esta segunda entrega del cuaderno de notas de mi libro dedicado al pensamiento filosófico. Como la primera entrega, este post es un retazo, un breve apunte de los muchos que irán dando forma a un libro que espero tener listo a principios de 2013. Y se me hace difícil porque la mayoría de la gente que conozco, y posiblemente el 90% de mis amigos, son creyentes. Y los respeto. Pero al igual que el respeto de ellos no puede significar renunciar a disfrutar y expresar abiertamente sus creencias, el mío no puede significar ocultar mis opiniones.


El ser humano, desde muy antiguo, desde hace más de 5.000 años, cuando las primeras culturas como tales, la egipcia y la mesopotámica, tomaron forma, ha necesitado comprender de alguna manera su entorno, qué explicaba los extraños fenómenos que tanto afectaban a su existencia. Su cerrazón le provocaba pavor. También ha tenido un miedo atroz a la muerte, a dejar de existir para siempre. Mientras asumía casi sin mediar reflexión alguna que los objetos y el resto de seres vivos tuvieran una existencia "limitada", le costaba horrores aceptar que así fuera consigo mismo.

La capacidad de pensar, de reflexionar, nos ha dado la oportunidad de adaptarnos al entorno como ningún otro ser vivo sobre La Tierra, y ha permitido que en apenas diez milenios hayamos pasado de ser algo así como un homínido a lo que hoy somos (basta con compararnos con cualquier otro ser vivo en la actualidad para comprender que nuestro desarrollo ha sido sensacional). Pero, básicamente, nuestros miedos primarios persisten, y en nuestro presente apenas el 5% de la población mundial es atea.

La deidades (u otras fuerzas similares, ya que entre los símbolos que he colgado los hay de religiones no teístas) permitían al hombre primitivo dar explicación a hechos tan cotidianos, y que ahora comprendemos, como la lluvia, la crecida de un río, las mareas, los eclipses, las fases lunares o las estaciones. Todos ellos fenómenos que afectaban, y siguen afectando, a la vida de las personas. Pero también, dando una nueva vuelta de tuerca, también ayudaban a aclarar enfermedades, muertes y otras desgracias de similar índole. Además, concedían la esperanza de un futuro mejor, de una vida más allá de la terrenal. Pronto los mandatarios y los sacerdotes se dieron cuenta de que manipulando las creencias multiplicaban su poder, e incluso daban explicación "moral" a su privilegiada situación, frente a la precaria de los pueblos que dominaban.

Desgraciadamente, el ser humano sigue necesitado de esperanza. Y, ciertamente, la religión es un extraordinario linimento. No existe argumento racional que logre apartar a una persona de su fe, porque la fe carece de toda lógica. Y el ser humano es mucho más pasional que racional, y trata de encontrar atajos para controlar o comprender lo que le es insondable. Si hubiéramos sido pacientes, jamás habrían tenido espacio las deidades. Pero era, y es hoy, preciso para el común de los mortales, tener una explicación rápida para procesos que son, ciertamente, bastante complejos, y que muchas veces han escapado de nuestro desarrollo cognoscitivo e intelectual (al igual que sucede en la actualidad, en los que temas como el origen del Universo o su infinitud siguen sin tener una explicación convincente).

Y que la muerte nos llega y ahí se terminó todo es algo que no nos hace ninguna gracia. No nos la hacía hace 5.000 años y sigue sin hacérnosla ahora. Y claro, frente a la "terrible" verdad de que llegamos, vivimos un tiempo (insignificante, comparado no ya con el tiempo cósmico, sino con la Historia de la Humanidad) y desaparecemos, al igual que una flor, una abeja o un gatito, es preferible "creer" que después hay algo; y puestos a que haya "algo", que eso sea bueno, que merezca la pena.

Sorprende, también, la poca curiosidad del creyente, en términos estadísticos. Es como si comprendiese que el conocimiento no le conducirá nada más que a algo terrible: perder su fe (y, posiblemente, así sea para una buena parte de la población del mundo). A lo largo de los años he sostenido largas y amigables conversaciones con cristianos, islamitas y judíos (aunque en menor medida en el caso de estos últimos) que desconocían el origen pagano de muchas de sus celebraciones y/o costumbres, o la compleja política e intereses sobre los que se han cimentado sus religiones tal y como las conocemos, o, y esto ya es de órdago, que su fe está depositada en una deidad común (judíos y cristianos si saben de su pasado colectivo, pero la mayoría de ellos desconocen todo lo que comparten, que es muchísimo, empezando por la deidad y siguiendo por los profetas, con el islam).

Así las cosas, llegamos a la conclusión de que para el ser humano es más sencillo, cómodo y rápido creer que comprender. Y este asunto, que hoy constreñimos al aspecto religioso, será abordado con detenimiento más adelante, cuando abordemos otras materias igual de importantes.

Para no seguir agotando al paciente lector, cierro con una cita del filósofo, médico y sabio cordobés Averroes (Siglo XII). Aunque la intención de la frase no era la que yo, y muchos antes que yo, sugerimos, la verdad es que no extraña que la usemos para nuestras "infames" intenciones, porque es muy esclarecedora y convincente:

Todas las religiones son obras humanas y, en el fondo, equivalentes; se elige entre ellas por razones de conveniencia personal o de circunstancias.






viernes, agosto 12, 2011

El Rumor de los Muertos en el TOP-10


Agosto depara agradables sorpresas, y una de ellas ha sido volver a encontrarme con EL RUMOR DE LOS MUERTOS en el TOP-10 de Amazon, en la categoría de libros de Horror y Suspense.

Los calores parecen animar a los mexicanos y a los estadounidenses (los que de verdad están adquiriendo el libro y tirando de las ventas desde hace un año) a usar su KINDLE y darle a la lectura.

Es una maravilla para los modestos escritores que exista Amazon. Y también es fabuloso descubrir que una novela tuya se vende de maravilla en México y en EE.UU.

Pronto lanzaré mis nuevas propuestas, en diferentes categorías. Os mantendré informados. Entretanto, ¡GRACIAS!

lunes, agosto 08, 2011

Momentos estelares de la Historia del Cine (XXV)


Llegar al Post número 25 de esta sección a la que tanto cariño tengo requería de una secuencia especial. Y desde luego, esta de la maravillosa película UP, de Pixar, lo es.

En realidad es un pellizco del film, un corto dentro de una película. Este corto, de poco más de cuatro minutos, y que nos sirve como introducción al resto del metraje, tiene por derecho propio un lugar con mayúsculas en la Historia del Cine. Pocas veces tantos espectadores han sido conmovidos en sus butacas, sin importar la edad u otras cuestiones, con un grado de sensibilidad tan sutil y hermoso.

Esta ha sido la primera película de dibujos animados que tiene acogida en la sección, y así quería que fuese, pero desde luego no será la última, porque el cine animado ha dado grandes momentos que merece la pena recordar.

viernes, agosto 05, 2011

Canciones del Verano V

Finalizamos por este verano con esta maravillosa serie de Posts dedicados a la canción estival. Pero prometo volver el que viene con más temas, con más sorpresas y con más polémica, jejeje.


miércoles, agosto 03, 2011

Canciones del Verano IV

Seguimos con esta fabulosa serie de Posts dedicados a una particular selección de "canciones del verano". Se admiten críticas, cotilleos, sugerencia y demás polémicas.