viernes, agosto 19, 2011

Absolute Beginners


Escuchar la radio en agosto (que en mi caso es prácticamente igual a decir escuchar la Cadena SER en agosto) depara sorpresas agradables, como recuperar un domingo ese programa de Milenio 3 que te fascinó, poder oír SER Historia sin necesidad de bajarlo del Podcast o que en el programa Notas de Cine (que se emite este mes todos los días de 23:00 a 24:00) te asalte esta maravillosa canción de Bowie y regreses a la adolescencia, impulsado por millones de electrizantes sacudidas nerviosas que revitalizan las neuronas.

Esta canción, compuesta para un fallido filme del mismo nombre, es una muestra más de la insuperable calidad del compositor inglés. A mi personalmente me recuerda mi habitación con 15 años, tirado en la cama con un radiocasete y gastando una y otra vez la cinta en la que la tenía grabada. Es una canción para soñar despierto, y eso era lo que yo hacía, con los ojos bien abiertos, clavados en el techo, que a modo de pantalla de cine servía para dar rienda suelta a mi poderosa y desbocada imaginación.

Algunos pensarán, "leches, este tío que pesado, otra vez con Bowie". Pues sí, una y mil veces más con David Bowie.

No hay comentarios: