jueves, septiembre 29, 2011

La piel que habito


Casi cuatro semanas después de su estreno fui a ver el último filme de Almodóvar. La insistencia de mi hija venció mis reparos ante un alud de críticas negativas que, tras el fiasco de "Los abrazos rotos", me animaban a no invertir un euro en el manchego.

Me equivoqué. Gracias María por ser tan pensada y por ese sexto sentido que te hacía vislumbrar la luz donde otros sólo encuentran tinieblas.

La piel que habito es un peliculón. Lo mejor de Almodóvar desde "Tacones Lejanos".

La película es una peripecia arriesgada, por momentos que llega a rozar casi el esperpento. Pero es sublime. Rodada magníficamente, mantiene una altísima tensión, y embriaga gracias a un repertorio de actuaciones, magistral Elena Anaya, que sostienen un guión tan original como alucinante.

Dos horas pegado a la butaca. Dos horas de cine de verdad. Dos horas que me reconcilian con Almodóvar después de algunos años en los que directamente me aburría.

Puede que me quede solo defendiendo este filme. No me importa. Ya me ha sucedido otras veces. De las últimas recordaré Zodiac, que el tiempo va colocando en su sitio y ahora es considerada casi una obra maestra, cuando hace unos años no se le prestó la menor atención y no consiguió ni una mísera candidatura a los Oscar.

La piel que habito irá ganando peso con el tiempo. Y el tiempo hará justicia a esta película excepcional.

4 comentarios:

JL dijo...

Yo también he escuchado solo malas críticas, salvo la tuya... Tengo la esperanza de que me guste y no renuncio a verla, tus palabras me animan mas aun si cabe.
Un abrazo.

owachy dijo...

Esperaba tan poco de este filme...

Estoy seguro, conociéndote, y sabiendo de tu sensibilidad, que de una manera u otra, te llegará.

maría josé dijo...

Hola, primo, hacía mucho que no pasaba por aquí y encuentro un post en el que hablas de la peli de Almodóvar que directamente podía haber escrito yo,jajaja.
Totalmente de acuerdo con lo que dices, yo pese a las malas críticas he ido a verla, con reticencias, eso sí, y tanto a mi madre, como a mi marido como a mí nos ha encantado.
Es magistral.
Un beso desde Extremadura!!!

Enrique Laso dijo...

María José, gracias por regresar al Blog, ¡y por comentar!
Genial que coincidamos, eso demuestra la "sensibilidad" que llevamos en las venas.
Un besazo desde Madrid a toda tu familia!!!