martes, febrero 21, 2012

Canciones que me ponen de buen humor (VI)



Corría el año 1.987, yo tenía 15 años y era un nihilista existencialista descarriado. Y entonces en las radios comenzó a sonar esta canción a todas horas...

¡¡Qué maravilla!!

Black se sacó una obra de arte de la chistera; una obra de arte fruto de toda su desesperación, de toda su nostalgia... Y en esas circunstancias quiso encontrar algo maravilloso. Y esta tema cambió su vida para siempre.

En estos días, en los que viendo las noticias me salen sarpullidos por todas partes, una canción como ésta me calma, me inunda de dicha, me reconcilia con esa otra parte del mundo que merece la pena... Me recuerda que la vida está plagada de obstáculos, pero que también, afortunadamente, está inundada de momentos, lugares, personas... absolutamente fabulosos.

No hay comentarios: