miércoles, abril 18, 2012

Correr

En estos días estoy intensificando mis entrenamientos porque voy a tratar de ayudar a mi amigo Eduardo, El Galgo de Manoteras, a bajar de 38´ en los 10 Km. y así obtener el pasaporte para la San Silvestre Vallecana Internacional.

La verdad, acostumbrado a entrenar para el 5.000 y menos días, pues a María no le gusta mucho que la agobien, mi cuerpo está notando y sufriendo el cambio. Hacía tiempo que las piernas, las caderas y algunos otros músculos no me dolían tanto. En parte eso es bueno, y demuestra que mi cuerpo está asimilando el esfuerzo. Ya veremos, jejeje.

Lo cierto es que correr me chifla. Si lo hago en compañía, genial. Pero si lo hago solo, me encanta igualmente. Y no hay dolor, ni viento, ni lluvia, que me detengan. Me calzo las zapatillas y salgo a disfrutar de los parques que rodean mi casa.

Llevo corriendo desde los 9 años, e incluso hubo una época de mi vida en la que lo hice bastante bien. Algo ha heredado María, que ha superado con mucho a su padre.

Correr, leer y escribir. Para mi la vida no tendría sentido sin estas tres maravillosas actividades que tanto han abarcado en mi existencia.

4 comentarios:

elhombreamadecasa dijo...

Cuando sales a correr y a medio se pone a llover. Y te mojas. Y pisas los charcos. Y tienes frío y calor. Y te escuecen los ojos por el sudor. Anda que no mola. Lo malo es cuando se empañan las gafas y corres a ciegas. Eso no mola.

owachy dijo...

Jajaja...
Corro con un amigo con gafas, y para correr los días de lluvia, el muy pijo, tiene una especiales con gomita y sistema antivaho.
Pero para ahorrar, venden unos sprais baratos que hacen la misma función ;)
Y por cierto, Hermano, dale caña a tu Blog y déjate de reflexiones, que ya dice el dicho: la vida es lo que sucede mientras la estamos planificando...

José Luis dijo...

Enrique, ya lo dice el dicho : "DE TAL PALO TAL ASTILLA"
A Maria no la agobies ,dejala a su ritmo, porque yo te conózco un poco y a ti no te gusta que te agobien.

Enrique Laso dijo...

Jajaja... Muy bueno Jose Luis, ¡qué bien me conoces!
Pero de verdad que no la agobio, ¡trato de motivarla!
María entrena muy poco, ridículo en comparación con cualquiera de las atletas contra las que compite...