lunes, abril 23, 2012

Momentos estelares de la Historia de la Literatura (IV)


Hoy, 23 de Abril, día del libro, no podía dedicarle este apartado a otra obra que no fuera El Quijote.

El arranca es tan conocido, tan soberbio y tan mágico que lo reproduciré, sin añadir ningún comentario más:

En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo  para las fiestas con sus pantuflos de lo mismo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino.

No hay comentarios: