viernes, octubre 26, 2012

SOY CULPABLE


Me ponen muy nervioso los racistas, los homófobos, los xenófobos... Son personas enfermas, insensibles, ajenas al dolor del otro, al sufrimiento del otro, gente que no conoce el significado de la palabra empatía.

Ayer 14 personas se dejaban la vida persiguiendo un sueño en el Mar de Alborán. El sueño de alcanzar nuestras costas y poder instalarse en nuestra crisis. Porque nuestra crisis es el colmo del lujo en la mayor parte de África.

Me recorre un escalofrío cuando pienso en esas personas, en sus vidas, en qué les obligó a embarcarse en una patera cochambrosa y oxidada, tras recorrer a pie miles de kilómetros, abandonando sus hogares, sus seres queridos, y sólo encuentro una respuesta: el hambre más profunda y la miseria más terrible.

Los ricos, nosotros, permanecemos impasibles, instalados en el confort de nuestras opulentas sociedades. Nos tapamos los ojos, mientras millones de seres humanos se mueren literalmente a nuestros pies. ES HORRIBLE. Esta noche la inmundicia que me inunda las entrañas apenas me dejaba dormir. Se atasca la mierda en mis venas, en mi estómago, en mis vísceras, en mi corazón, en toda la extensión de mi alma...

SOY CULPABLE de esas 14 muertes. SOY CULPABLE de millones de muertes. Buscar excusas para justificarme sólo empozoña más esas tuberías herrumbrosas que conforman mis entrañas.

Pido perdón a todas las personas que sufren la injusticia más dolorosas en el planeta. Trato de expiar mis pecados y mi culpa, pero la aterradora realidad es incuestionable y me devuelve el reflejo de lo que en verdad soy.

No hay comentarios: