jueves, enero 24, 2013

Canciones que me ponen de buen humor (XXIX)


¿Oyes al pueblo cantar?

Esta soberbia canción lleva 25 años inundándome de emoción con su fuerza arrebatadora...

Soy una persona de izquierdas, y he tenido la suerte y la desgracia de viajar a alguno de los países más pobres del planeta. Allí he conocido a personas realmente pobres, personas que se mueren de hambre o de sed. Siempre me marchaba preguntándome por qué aquellas buenas gentes no se alzaban, no se rebelaban, no se lanzaban contra mí y sencillamente me mataban con rabia...

No hay una única respuesta. Pero sí una certera: no lo hacen porque son mejores que yo.

¿Cuánto más vale una muerte de un ciudadano occidental que la de un ciudadano de un país pobre? Mucho, mucho más, muchísimo más... Esa es la verdad.

Escucho esta canción y me emociono; soy incapaz de contener las lágrimas, de retener el temblor infantil de mis labios, de evitar una eléctrica sacudida en mis entrañas...

Escucho esta canción y soy feliz. Pienso que un día todos los olvidados se cobraran su venganza, y habrá un nuevo día para ellos. Pienso que vendrán, nos invadirán, y con el mismo desprecio que nosotros los dejamos morir nos darán muerte.

Pienso que vendrán y acabarán justamente conmigo, que tan pocos sacrificios hice por echarles una mano.

Y este contradictorio sueño de justicia me hace feliz. Por unos segundos me hace muy feliz, y lloro de felicidad, y tiemblo de felicidad, y siento la rabia de un olvidado durante unos segundos, y desde mi desgracia absoluta ebria de reconquista... soy feliz.

¿Oyes al pueblo cantar?

No hay comentarios: