miércoles, septiembre 18, 2013

Por los inmigrantes...

Siempre he tenido un respeto inmenso por los inmigrantes. Siempre he pensado que hay que ser muy paleto para no comprender que lo último que desea una persona es abandonar su tierra, su familia, sus costumbres, sus lugares favoritos, sus comidas, sus amigos y sus recuerdos... Si lo hace es sencillamente porque necesita prosperar, porque literalmente, en la mayoría de los casos, se muere de hambre.

Siempre he pensado que los inmigrantes que llegan de países desolados nos tratan con un enorme respeto. Y los admiro. Yo seguramente no haría lo mismo. Yo organizaría algaradas. Yo me sublevaría como un bárbaro. Yo mataría sin contemplaciones al llegar, al igual que sin contemplaciones nosotros permitimos cómodamente que cada día, CADA DÍA, entre 25.000 y 50.000 personas mueran de hambre y sed...

Y luego, encima, cuando llegan en busca de algo que llevarse a la boca, algunos descerebrados los critican. Somos unos salvajes sin corazón, y nos merecemos cualquier cosa que puedan hacernos los millones de pobres de solemnidad que habitan nuestra planeta...

Me emociono hasta llorar escuchando estas canciones... Por suerte o por desgracias he visitado muchos países. Países muchos de ellos pobres, con gentes que me recibían con los brazos abiertos. Con gentes dispuestas a compartir sin más lo poco que tenían...

No hay comentarios: