lunes, enero 20, 2014

The Unfinished Swan

Hay videojuegos tan fascinantes y maravillosos que sólo adentrándose en su mundo mágico uno es capaz de comprender la excelencia de los mismos.
The Unfinished Swan es uno de esos regalos que sólo unos editores independientes son capaces de crear. Un juego que recuerda a otros ya comentados en este Blog, como por ejemplo Limbo.
Avanzar por estos paisajes de ensueño, en un principio a base de bolazos de tinta negra que nos permiten descubrir lo que se esconde detrás del blanco puro e inmaculado que nos ofrece la pantalla, es una auténtica delicia.
Pero The Unfinished Swan nos tiene reservadas muchas sorpresas a lo largo del camino: sorpresas que nos dejarán con la boca abierta, que impregnarán nuestras pupilas y cuyas imágenes se aferrarán a nuestros sueños. Porque sólo un puñado de soñadores pueden crear un viaje tan delicioso.

Gracias por seguir manteniendo bien sujeto al niño que llevo dentro. Gracias por este fantástico videojuego que permite que mi existencia sea más dulce, más divertida y, desde luego, mucho más hermosa.