domingo, marzo 23, 2014

Momentos Estelares de la Historia del Cine (LIII)



Vi esta película por primera vez con 11 años. Fue la primera que visioné del genio sin igual Ingmar Bergman, y causó tan profunda impresión en mi joven espíritu, que creo que marcó muchos de mis textos a lo largo de cinco años.

Fanny y Alexander es un filme fascinante y terrible, como la mayoría de las películas del director sueco. Se supone que tiene mucho de autobiográfica. Si así es, no es de extrañar la temática recurrente de la filmografía del nórdico.

De esta película destacaría especialmente la fotografía y la dirección artística, ambas sublimes, ambas reconocidas con un más que merecido Oscar. Confieren a la misma un aire melancólico y elegante, que se empecina en impregnar nuestras retinas, y que, en las almas más sensibles, se clava como una estaca, y es imposible sacudirse durante meses de su belleza extrema.

Fanny y Alexander es una película imprescindible. Comprendemos mejor el cine como arte al verla. Entendemos un poco más a Bergman al analizarla. El director sueco, ya lo adelanto, regresará a esta sección más de una vez. Momentos estelares tiene para dar y regalar.

No hay comentarios: