domingo, junio 22, 2014

Britney Spears

Pues sí: soy capaz de pasar de la lógica y las matemáticas más sesudas a la indolencia y la frivolidad más absolutas, de la mano de Britney Spears. Nadie es perfecto, y mucho menos yo...
La cuestión es que hubo un tiempo (sí, al menos es pasado) en que las canciones de la americana me chiflaban, especialmente cuando entraba en alguna discoteca (algo bastante habitual, debido a mi trabajo, entre 1997 y 2002); sonaba uno de sus temas y era volverme loco. Lo curioso es que aún hoy me encantan esos temas sencillos, pegadizos y muy bailables, y me recuerdan que durante algunos años pensé, erradamente, que Britney sería la nueva Madonna (al igual que me sucediera más recientemente con Lady Gaga).
A mi favor, argüiré que la devoción me atrapó sólo con sus dos primeros LP, y que los arreglos y la producción de los mismos me siguen pareciendo puro virtuosismo, un ejemplo del que todavía se debería tomar nota.
Voy camino de cumplir 42 años, soy escritor, articulista, profesor, conferenciante, he estudiado dos carreras y tres máster, decenas de seminarios, he leído miles de libros y visitado decenas de países... pero sigo siendo carne fácil de cualquier discoteca...
Aquí están mis temas favoritos de la insustancial Britney: