lunes, septiembre 15, 2014

1989 (XI): Un #Tour para la Historia


Aquel mágico 1989 también nos dejó grandes gestas deportivas. Una de las más grandes y recordadas fue el TOUR DE FRANCIA que se disputó en julio, especialmente su última etapa: una contrarreloj en la que el francés Fignon y el norteamericano LeMond se jugaban la victoria en unos pocos segundos.
Por desgracia nuestro gran Perico Delgado (ahora fabuloso comentarista), que había ganado la edición anterior, no tenía la menor posibilidad. Un despiste imperdonable el primer día ya le hizo perder más de dos minutos. Pese a todo finalizó tercero. De modo que los españoles teníamos que decantarnos entre el francés y el estadounidense. La mayoría lo hicimos por el segundo, que partía con una desventaja de 50 segundos antes de la contrarreloj.
Fignon era un grandísimo ciclista, pero también antipático, algo hosco y... ¡francés! LeMond era todo lo contrario: abierto, simpático y, encima, había superado varias adversidades, entre otras un disparo accidental de su cuñado dos años antes. Vamos, un héroe a todas luces.
En esa contrarreloj maravillosa, inolvidable, LeMond se colocó líder, ganando pues el Tour, con un margen ínfimo: 8 segundos, es más exiguo de todas las ediciones disputadas. Además estableció un récord, todavía no superado, de mayor velocidad media en una contrarreloj individual.
Me recuerdo muy feliz aquel día, casi como si hubiera vencido un español. Pasados los años LeMond ya no me parece un tipo tan estupendo, y Fignon ya no me resulta tan desagradable. Además, el francés tuvo un final de vida un tanto complicado, y falleció poco después de cumplir los 50 años. En todo caso, dos grandes deportistas que nos regalaron un Tour magnífico y un desenlace de los que no se olvidarán jamás.