domingo, agosto 23, 2015

Mis 'síndromes de Stendhal'


Pues he visitado Florencia, y es maravillosa, pero al contrario que al autor francés, mis síndromes con su nombre no se han producido frente a bellos edificios... A mí lo que me ha dejado fascinado, lo que me ha hecho llorar de emoción, lo que ha acelerado mi pulso y ha bloqueado mi mente han sido pasajes de libros y películas.
Quisiera sentir por primera vez las emociones de leer las primeras páginas de El Túnel o de Cien años de Soledad. Quisiera sumergirme nuevamente en los universos sin igual de La Montaña Mágica o de Bella del Señor. Desearía ver a Mastroianni meterse en una piscina de lodo para recoger amablemente un sombrero, a Alteiro explicar cómo su mujer te hacía sentir único en su restaurante o a Charlot despedirse para siempre alejándose por una carretera tras dibujar una sonrisa en su amada.
Te envidio a rabiar si todavía (especialmente joven lector de este Blog) no has disfrutado de estos instantes, porque son mágicos, inolvidables, de una belleza sin igual... Y los puedes ver luego mil veces, y seguirán siendo hermosos, pero jamás causarán el impacto de esa primera vez, de ese encuentro fascinante con la genialidad.
Sí, por suerte he tenido varios 'síndromes de Stendhal' a lo largo de mi vida. Por suerte he leído muchos libros y he visto infinidad de películas...