lunes, marzo 27, 2017

#DidoyEneas #WhenIamLaidInEarth



Este desgarrador fragmento -aria- de la extraordinaria ópera Dido y Eneas del compositor inglés Henry Purcell me acompañaba en la adolescencia mientras escribía poemas. Lo ponía una y otra vez.
Dido se lamenta y de un modo que alcanza un lirismo casi insoportable anuncia su próxima muerte, pues se va a a suicidar al perder a su amado Eneas.
Ahora me pongo de cuando en cuando la ópera, pero cada vez que llega este fragmento dejo de ser el yo con 44 años y me transformo en el Enrique de 16, 17 y 18 años por unos minutos... Y durante ese breve espacio de tiempo comprendo lo que fui, y lo lejos que estoy de aquel que un día escribía poesía y leía novelas de manera compulsiva. Acaba la música y regreso al presente, y vuelvo a contemplar mi yo adolescente como algo ajeno, un ser que nunca ha existido y con el que apenas tengo cosas en común.
Menos mal que nos queda la música clásica.